Cargando

PROTECCIÓN DE LAS ABEJAS

Otro de nuestros compañeros de clase considera que la desaparición de las abejas, la del 2.B, uno de los problemas más graves que tiene nuestro mundo. Debido al cambio climático, las abejas están a punto de desaparecer, por lo que sufriremos muchos problemas. En su opinión, deberíamos informar a la población para que tome conciencia, y para ello deberíamos organizar una serie de charlas. Por grupos, y con la ayuda de algunos alumnos de 4º, empezamos a investigar el tema. Al final, el proyecto consiste en dar conferencias en Zalla y hacer unos hoteles de insectos. De momento tenemos la autorización del Ayuntamiento y el diseño y ubicación de los hoteles, y estamos organizando charlas.

NUESTRA INVESTIGACIÓN:

Hasta el 90% de las abejas de todo el mundo ha desaparecido según los últimos estudios. Las principales causas son sobre todo la deforestación masiva, la escasez de lugares seguros para nidificar, la falta de flores, el uso de pesticidas incontrolados y el cambio de suelos.

Las abejas son el único ser vivo que no es portador de ningún tipo de patógeno, excepto hongos, virus o bacterias. Del mismo modo, el 70% de la agricultura mundial depende de estos insectos, para decirlo de forma más clara y directa, podríamos decir que de los 100 alimentos, 70 los obtenemos a mano a favor de las abejas.

¿Por qué están desapareciendo las abejas?

  • Vertido continuo: las personas quieren la miel de las abejas y para ello destruyen la colmena de las abejas para obtener la miel.

  • Deforestación masiva: las ciudades aumentan, y para aumentar las ciudades hacen falta muchos recursos, uno de esos recursos es la madera. Para obtener la madera hay que cortar los árboles y también la colmena de las abejas.

  • Escasez de lugares seguros: los humanos necesitan madera y en los árboles hay colmenas de abejas. Las abejas se van a otro sitio, pero el ser humano construye más y más, y las abejas no tienen para ir a otro sitio.

  • Poco espacio: las ciudades y pueblos son cada vez más grandes, por lo que cada vez hay menos flores en el mundo: ciudades, carreteras, etc. Ocupan mucho espacio y quitan espacio a las plantas.

¿Qué ocurrirá si las abejas desaparecen?

Las abejas son los impulsores del mundo, es decir, gracias a ellas se desarrolla el proceso de polinización, y así crecen las plantas, las primeras protagonistas de la cadena alimentaria. Por lo tanto, de desaparecer, las consecuencias serían muy simples y graves: desaparecerían flora y fauna, y a continuación nosotros.

Las consecuencias de la desaparición de las abejas serían:

  • Desaparición del equilibrio ecológico: las abejas realizan la polinización y gracias a este proceso, además de la aparición de plantas, se genera la comida de animales herbívoros. Así que, de desaparecer, toda la cadena alimentaria estaría a punto. Además, las plantas son necesarias para limpiar el aire y generar oxígeno. Por lo tanto, si cada vez hay menos plantas, la calidad del aire de la Tierra, cada vez peor.

  • Pérdida de biodiversidad: como ya hemos comentado, sin polinización, desaparecerán muchas plantas, y esta pérdida reducirá la biodiversidad del planeta. Según las encuestas de la FAO (Agencia de Alimentación de la Asociación Nacional), cada década perdemos el 10% de la biodiversidad. El 90% de las plantas dependen de la polinización, es decir, desaparecerían sin ella. Es más, algunas plantas tienen una relación directa con un insecto polinizador, es decir, la polinización sólo puede ocurrir con una especie concreta de abejas. Las abejas, en efecto, se encuentran en la franja de extinción tanto en número de poblaciones como en número de especies.

  • Pérdida de la diversidad alimentaria: nuestra alimentación es muy variada gracias a los insectos polinizadores. En Europa existen 264 especies de cultivos y 4.000 especies vegetales, de las cuales el 84% dependen de la polinización. Algunas especies, como las manzanas o los melocotones, necesitan insectos polinizadores, y sin ellos la polinización manual los convertiría en un producto de lujo, un proceso muy lento y por tanto caro.

  • Agricultura más cara: el trabajo de los insectos polinizadores ahorra 265 billones de euros anuales a la agricultura en el mundo, 22 mil millones en Europa y 2.400 millones en España. Por lo tanto, las abejas son imprescindibles para la agricultura, su no, la viabilidad del sector quedaría a punto.

  • Desaparición de la educación: la educación es el único edulcorante que tienen algunas sociedades. Por lo tanto, si desaparecieran o se hicieran demasiado caros, su dieta se vería afectada. De la misma manera, la producción del educador es el único trabajo e ingresos de muchas familias, por lo que su desaparición también nos acarreará problemas económicos.

¿Qué podemos hacer? Soluciones

Los seres humanos tenemos muchas posibilidades para evitar o al menos reducir este problema:

  • No tirar productos tóxicos: es decir, reducir el uso de productos nocivos en la agricultura y la industria. En su lugar, se pueden utilizar insecticidas más naturales.

  • Intentar comprar cosas ecológicas: así, los productores no ecológicos verían que el mercado demanda este tipo de productos y para no bajar sus ventas cambiarían el sistema de producción.

  • Seguimiento de su salud: investigación de grupos de abejas para conocer su comportamiento, número de miembro, etc. y así tomar las medidas necesarias a la mayor brevedad posible.

  • Toma de conciencia por parte de la sociedad: a pesar de ser un problema muy grave, en general no existe.

Como hemos dicho, como sociedad podemos hacer muchas cosas para proteger mejor a las abejas, pero nosotros mismos, queríamos hacer algo para reducir este problema. Por eso, por primera vez, investigamos qué es lo que dice la ley.

Aquí en Euskadi tenemos un decreto relacionado con el problema: el Decreto 33/2004, aprobado el 10 de febrero:

“En el marco de prevención de enfermedades apícolas se creará un Plan Sanitario de las abejas […] al menos un plan de lucha contra el Varroasis y el Loque americano, más otros planes en función del estado sanitario de las abejas.”

Se concede una ayuda de 40.000 €a cada una de las Diputaciones Forales para la puesta en marcha de estas medidas. Asimismo, este decreto establece otras normas como el código de explotación de las abejas, unos mínimos de salud de la explotación de las abejas, unas normas para el mantenimiento del bienestar de las abejas -para el buen mantenimiento de la salud de las abejas, así como controles sanitarios, entre otros-.

¿Cuáles son esas enfermedades?

  • Varroasis: varroa es un género de ácaros de la familia Varroasis. Este ectoparásito ataca a las abejas tanto en estado larvario como en estado pupal cuando han llegado. Estos parásitos crecen junto a las larvas de las abejas y se alimentan de un órgano similar a un hígado que tienen las abejas. La abeja al nacer tiene menos peso de lo normal y tiene menos proteínas. Si más de 8 ácaros infectan la larva de una abeja, ésta muere antes de convertirse en adulta. Las abejas infectadas pueden ir a otros colmen, propagando el ácaro.

  • Loque americano: es una enfermedad que afecta a las larvas de las abejas, es la enfermedad más extendida de la apicultura, no afecta a los humanos.

Nuestra aportación: hoteles de insectos

El hotel para insectos es un refugio de la diversidad y una enorme ayuda para nuestras huertas y jardines. Con la ayuda de materiales reciclados hemos investigado cuáles son los beneficios de los hoteles para estos pequeños supervivientes y cómo podemos construir un hotel con facilidad.

La expansión de los asentamientos urbanos y la desaparición de los bosques reducen los espacios de hábitat para las abejas. Por ello, científicos, como investigadores del Centro de Investigación de la Universidad Nacional de Nicaragua (UNO), decidieron crear espacios que permitieran la fijación y reproducción de las abejas.

Los hoteles son estructuras tipo chalet. Los investigadores dicen que esta iniciativa fomenta el crecimiento de especies autóctonas y de abejas bravas. Los hoteles de abejas, académicamente meliponarios, pueden albergar colonias de distintas especies en las que hay abejas rígidas. Estas zonas están formadas por elementos de madera, tierra o arcilla que permiten que distintas especies fijen sus nidos.

“Contribuye a fomentar la diversidad de espacios de hábitat de insectos y abejas. Zonas que han desaparecido por la expansión de los asentamientos urbanos, el hotel ofrece sustratos donde se pueden instalar y reproducir distintas especies de abejas “defienden los científicos.

Los impulsores de este proyecto tienen como objetivo que los hoteles de abejas trabajen para diferentes fines, como fomentar la educación, fomentar el interés de la gente, aprender biología para fines académicos o de afición y iniciar un proceso de sensibilización para el público.

Por eso, una vez investigada su validez, pensamos que sería útil construir este tipo de hoteles desde nuestro pueblo. Para ello necesitábamos la autorización y colaboración del Ayuntamiento y entonces nos pusimos en contacto con el alcalde por e-mail. Él nos invitó a exponer el proyecto al ayuntamiento, y una vez escuchado le pareció del todo útil y realizable. Por eso, ¡nuestro siguiente paso es empezar a diseñar la ubicación, los materiales, el diseño y el plan de construcción de nuestros “futuros” hoteles!

De la misma manera, nuestra otra propuesta ha sido dar conferencias. Es decir, queremos difundir nuestra investigación entre la población de Zalla y para ello también estamos preparando la organización de estas charlas: discurso que daremos, lugar, permisos, medios técnicos que utilizaremos, etc. Una vez terminado os compartiremos los resultados!